El Tren Elevado Metropolitano propone conectar siete ciudades del Gran San Miguel de Tucumán (Tafí Viejo, Las Talitas, San Miguel de Tucumán, Yerba Buena, Alderetes, El Manantial y Banda del Río Salí). Se trata de un sistema compuesto por un material rodante eléctrico con alimentación por catenaria y una formación de dos coches apareados, con una velocidad máxima de desplazamiento de 80 kilómetros por hora y una capacidad de transporte para 400 pasajeros.

El 2 de septiembre Noguera le presentó el proyecto al presidente, Alberto Fernández, en el marco de la campaña electoral. Con ese impulso redobló los esfuerzos por hacer partícipe a todos los municipios involucrados, que en conjunto condensan a un millón de usuarios del Gran San Miguel de Tucumán, casi 70 por ciento de la población tucumana en el 5 por ciento del territorio. “El proyecto abarca en un 95 por ciento de afectación de espacios fiscales, es decir que estamos utilizando inmuebles que pertenecen al Estado y de esta manera no es necesario expropiaciones que encarezcan este proyecto, sino que, por el contrario, le estaríamos generando una plusvalía a estos inmuebles”, señaló el intendente de Tafi Viejo.

La iniciativa consiste en cuatro formaciones en cada una de las tres líneas, con una frecuencia de la prestación de 10 minutos aproximadamente y un tiempo máximo de viaje, de principio a fin, de 30 minutos. Además de una solución al tránsito, permitirá estimular la producción y el empleo de los municipios. En Tafi Viejo se propone la recuperación de los talleres ferroviarios.

El proyecto del TEM tendría a priori un costo "de entre 10 y 15 millones de dólares" por cada uno de los 57 kilómetros que abarcaría. Fue presentado ante las autoridades de la UNT, de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), intendentes de otros municipios involucrados (no todos todavía), la Cámara Tucumana de la Construcción, órganos colegiados.

Desde todos los sectores se puso a disposición colaboración técnica para seguir analizando el proyecto que desde Tafí Viejo califican como “perfectible”, por lo que abren el debate hacia todos los actores de la sociedad. El financiamiento podría llegar de la mano del Banco Mundial o la Corporación Europea, que financian proyectos de movilidad sustentable a nivel mundial.

El TEM propone dos variantes para la superestructura para elevar el tren: la primera, premoldeada de hormigón con pórticos dispuesta cada quince metros; la segunda es una estructura con columna única central de hormigón armado ubicada en platabanda en caso de avenidas o calles de anchos considerables, también dispuestas cada quince metros y con una ménsula superior del mismo material.