728 x 90

Te compartimos tres tipos de composteras para fabricar en casa

Te compartimos tres tipos de composteras para fabricar en casa

El compost es un abono con nutrientes que sirve para el jardín o las plantas que hay en casa. El compost casero es una alternativa mucho más respetuosa con el medio ambiente que los fertilizantes químicos utilizados para la misma operación. Se estima que de cada 100 kg de basura orgánica que se produce en un hogar se obtienen 30 kg de compost.

El aislamiento social, preventivo y obligatorio cambió radicalmente la rutina de cada día y generó un gran incentivo para realizar tareas hogareñas, una de la más elegidas es la creación de una huerta. Según especialistas, un alto porcentaje de nuestros residuos son orgánicos por lo que con esos productos naturales se puede elaborar compost, lo que procurará un ahorro importante de dinero y una contribución al medio ambiente. Es por ello que te compartimos tres técnicas de compostaje que te servirán a la hora de aportar abono natural.

Compostera con hojas de árboles

En otoño las hojas secas de los árboles son una fuente importante de materia orgánica fibrosa que pueden servir para preparar abono con múltiples beneficios para el huerto, es sencillo y económico. Puedes hacer compost con este material y utilizarlo para crear una manta viva para las plantas. También es útil para aumentar la fertilidad del suelo, añadir nutrientes y retener la humedad.

Utilizar cualquier tipo de agua, en lo posible usar de lluvia ya que si usas agua del grifo deberás dejarla reposar dos días para que el cloro se asiente. Es bueno buscar diferentes tipos de hojas, pero no usar ni de eucalipto ni de pino porque aceleran el proceso de compostaje.

Llena el recipiente hasta cubrir por completo con las hojas. Se agrega el agua y se coloca en un sitio que no esté expuesto al sol. No es necesario taparlo, pero si es recomendable removerlo con un palo de madera una vez al día. Deje macerar siete días y luego colar. El líquido resultante puede aplicarlo a las plantas.

Compostera en tela metálica (tipo gallinero)

La tela metálica se consigue en cualquier ferretería, es económica y perdurable en el tiempo. De un paño de tela podés hacer dos composteras al dividirla a la mitad. Para su confección deberás unir los extremos de modo que se transforme en un cilindro sólido. La misma ira ubicada sobre el suelo. La primer capa será de materia organica, luego sumarás una de material seco como hojarasca y finalizarás con una capa de tierra. La próxima vez que debas cargar la compostera tendrás que repetir el proceso (materia orgánica + tierra).

Compostera en Pozo con tapa

  • Materiales: media goma de vehículo, tapa de tacho de pintura, una bisagra, tornillos, una pala.

El método del ‘pozo con tapa’ consta simplemente de un pozo con una tapa adecuada, se levanta la tapa y se vacía el recipiente. Deberás cavar un pozo de 60 cm de profundidad y 30 cm de diámetro. Una vez finalizado, la cerradura fabricada con la media cubierta y la tapa de tacho cubrirá la entrada del pozo.

Este procedimiento permite disponer todos los tipos de residuos alimenticios, ya sean restos de carnes, huesos, grasas, cáscaras, vegetales, las servilletas de papel usadas, incluso los heces de los animales domésticos, barridos del hogar y todo material biodegradable.

Dicho proceso puede hacerse en casa de manera simple y efectiva reduciendo a la mitad la cantidad de residuos que se desechan. Se estima que de cada 100 kg de basura orgánica que se produce en un hogar se obtienen 30 kg de compost.

Publicaciones

Leave a Comment

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Publicaciones

Más Comentado

Videos Destacados