728 x 90

Salud: profesionales taficeños se desempeñan en todo el país

Salud: profesionales taficeños se desempeñan en todo el país

Fabrizio Lombardo nació en Tafí Viejo hace 32 años, aproximadamente, integrante de una familia de profesionales de la salud como su abuelo, el doctor José Solito, y su padre el gastroenterólogo Daniel Lombardo.

Fabrizio Lombardo nació en Tafí Viejo hace aproximadamente 32 años, integrante de una familia de profesionales de la salud como su abuelo, el doctor José Solito, y su padre Daniel Lombardo, gastroenterólogo. Sus ciclos educativos los recorrió en instituciones como la escuela Fray Cayetano Rodríguez y el colegio Tulio García Fernández. Logró su título de médico en la Universidad Nacional de Tucumán.

“En ese período pude iniciar algo que realizo hasta la actualidad: la investigación científica y la gestión, ello me incitó a desarrollar actividades docentes en la cátedra de Salud Pública, siempre en áreas orientadas a la gestión de organizaciones”, señala Lombardo.

Una vez recibido, Fabrizio comenzó su Maestría en Efectividad Clínica en Buenos Aires, en el IECS, instituto que depende de la UBA, específicamente en un área que se conoce como “Evaluaciones de Calidad y Gestión de Organizaciones”.

“Podríamos decir que se trata de todas las acciones que logran que las instituciones sanitarias o sistemas de salud, sean más seguros para todos los usuarios y también más eficientes. Asimismo, me formé como científico de datos mediante una beca lograda a través de la red social Facebook”, explica el profesional.

Lombardo se desempeña como auditor médico, prestando soporte técnico de una obra social en sus diferentes proyectos de gestión. A su vez es docente en la Universidad Nacional de la Matanza, allí dicto contenidos de Introducción al Pensamiento Científico a estudiantes de los años iniciales de Ciencias de la Salud.

“Pasé de ser un consultor independiente en cuestiones de gestión de salud en diferentes empresas, a conformar hoy, en conjunto con grandes amigos y profesionales como politólogos, especialistas en recursos humanos, comunicadores, médicos clínicos, ambientalistas y juristas, se trata de una consultora donde ayudamos a todo tipo de instituciones a adaptar sus procesos”, detalla.

La pandemia de coronavirus y el aislamiento preventivo y obligatorio llevaron a Fabrizio, como a casi la totalidad de habitantes del país a modificar normas y hábitos, “hace seis años que vivo solo en mi departamento, en el barrio de Belgrano. Cuento con la compañía cercana de mi hermana y familiares. Esto me obligó a aprender a convivir mejor conmigo mismo, intento manejar la ansiedad de la mejor manera. En este aislamiento me surgió un proceso creativo donde puedo dar capacitaciones desde mi casa a personas en cualquier punto geográfico, redactar protocolos o juntar perfiles interesantes, con el objetivo superior de lograr una mejor relación laboral para todos; en la convivencia ya no solo con el COVID, sino también con una nueva forma de relacionarnos, vivir o cuidar el medioambiente”, expresa.

En este sentido el médico efectúa un breve análisis del contexto nacional en torno a la pandemia: “Los números y la realidad aquí en Argentina parecen decirnos que vamos por el buen camino, quizás más optimista que los escenarios que los epidemiólogos y gestores de salud hayamos planteado cuando se detectó el primer caso. Así y todo, uno ve focos de una idiotez sorprendente militando en contra de la única medida probada y efectiva por el momento que es el distanciamiento social (reforzado por la cuarentena)”.

Antes de la despedida, el taficeño deja una reflexión sobre la situación por la que atraviesa el mundo y el país, no estamos en “una guerra contra un virus”, sino que estamos en guerra con los motivos que hicieron que este virus pase de la naturaleza y los animales, a los seres humanos. La pelea es contra nuestros propios hábitos y comportamientos, estamos rompiendo el medio ambiente, deforestando, avanzando sobre el hábitat de las especies y acumulando personas en grandes metrópolis, con oficinas del siglo pasado”.

“Ya venimos de años donde el stress fue demostrándonos que tenemos que cambiar la forma de relacionarnos y ser productivos. Hoy es el COVID-19, ¿cuál será la prueba que tendremos que pasar mañana? Espero que esto nos sirva de aprendizaje y entendamos de una vez, que si no logramos una modernización humanizada del trabajo y el estilo de vida, esto no va más”, culminó Lombardo.

rcoronel
EDITOR
PERFIL

Publicaciones

Leave a Comment

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Publicaciones

Más Comentado

Videos Destacados