728 x 90

Perfumes de autor con esencia taficeña

Perfumes de autor con esencia taficeña

“Escóndeme para que el mundo no me adivine. Escóndeme como el tronco a su resina y que yo te perfume en la sombra, como la gota de goma, que te suavice con ella y los demás no sepan de donde viene tu dulzura”. Estos versos de la poeta chilena Gabriela Mistral confirman la magia que tienen los perfumes.

Escóndeme para que el mundo no me adivine. Escóndeme como el tronco a su resina y que yo te perfume en la sombra, como la gota de goma, que te suavice con ella y los demás no sepan de donde viene tu dulzura”. Estos versos de la poeta chilena Gabriela Mistral confirman la magia que tienen los perfumes. Una magia que también habita en Tafí Viejo, gracias a un emprendimiento artesanal que ofrece elixires orgánicos destilados completamente en la “capital del limón”.

“Le Perthus, perfumes de autor” fue fundado hace tres años por el periodista taficeño Gustavo Martinelli, pero recién este año los productos comenzaron a salir al mercado a través de las redes sociales. “Es un camino que comenzó como hobbie hace diez años, aunque el amor por los perfumes estuvo siempre dentro mío, desde que tengo uso de razón”, explicó Martinelli.

-¿Cómo surgió la idea?

– En realidad se fue gestando desde la infancia. Mi abuelo, Renato Pertot, era perfumista y aprendió la técnica del destilado de esencias en Grasse (Francia). Solía componer sus propios perfumes en Venecia, su ciudad natal y también en Trieste y Austria donde vivió algunos años. Pero, después de la guerra y tras radicarse en Tafí Viejo, trabajó como contador en los Talleres hasta que se jubiló. Fue entonces cuando retomó su amor por la perfumería y montó un pequeño laboratorio en el que destilaba fragancias que jamás vendía sino que regalaba a sus familiares y amigos. Yo recuerdo que de chico me encantaba entrar a escondidas a ese laboratorio para descubrir los aromas que se fraguaban en cada maceración. Siempre salía de ese taller secreto impregnado de sándalo, rosas y lavandas. Hace diez años recuperé una vieja libreta que perteneció a mi abuelo y que contiene varias fórmulas de sus preciados perfumes. Ahí decidí que debía continuar con ese legado secreto y fundé Le Perthus. Tuve que estudiar mucho, experimentar y descubrir todas las facetas de ese universo tan particular. Y aún lo sigo haciendo.

-¿Cuál es el origen del nombre?

-Le Perthus es el nombre de una ciudad francesa, Pertus, de la que es originario el apellido Pertot. Es un homenaje a mi abuelo.

-¿Qué tipo de perfumes creaste?

-Son perfumes orgánicos, realizados con aceites esenciales de destilación propia o bien destilados por artesanos de la Cumbrecita (Córdoba). Hay varias propuestas de aromas. La apuesta fuerte de la casa son dos trilogías de perfumes concentrados (con más del 25% de aceites esenciales en su formulación) y que rinden tributo a lugares y momentos de nuestra ciudad. La primera trilogía está integrada por los perfumes “El Nogalar”, “La Toma” y “La Cumbre”, que contienen aceites esenciales de plantas de nuestros cerros. “El Nogalar”, por ejemplo, comienza con notas cítricas de mandarina, naranja amarga y lima, para luego variar hacia una fase herbal con romero y salvia; hasta llegar al final con notas de vetiver, pimienta, patchouli y madera de nogal. La segunda trilogía incluye los perfumes “Siesta”, “Crepúsculo” y “Medianoche”. Tambien tenemos aguas de colonia, realizadas con hidrolato enriquecido con aceites esenciales y nuestras pociones, realizadas con fórmulas del siglo pasado que dejó mi abuelo y que están embotelladas en pequeños perfumeros de vidrio soplado realizadas por un artesano de Puerto Madero especialmente para nuestra perfumería.

-¿Cuáles de esos perfumes son para hombre y cuales para mujer?

-Ninguno y todos. Es decir, una de las características de nuestros aromas es que no tienen género. Y no tienen género porque están hechos precisamente con aceites esenciales puros que interactúan con la piel y huelen de manera distinta en el hombre y en la mujer.

¿Cómo definirías un perfume?

-Los perfumes son tan antiguos como el hombre mismo. Acompañan nuestra existencia de manera pausada pero precisa. Sin los perfumes nuestra vida sería mucho más gris y sosa. Yo creo que un perfume es aquella herramienta que hace hablar a la memoria. Hoy nuestra sociedad consumista lo ha encasillado en el frío y superficial mundo de la moda. Pero, en verdad, el perfume va mucho más allá; es la última y mejor reserva de nuestro pasado. Los antiguos lo entendían muy bien y por eso lo usaban con respeto y maestría.

1 comment

Publicaciones

Leave a Comment

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 Comment

  • Zulema
    16 junio, 2020, 6:12 pm

    Me gustaría conocer el producto. Felicitaciones

    REPLY

Últimas Publicaciones

Más Comentado

Videos Destacados