Reducí tus residuos húmedos con este sistema de compostaje en casa

El compostaje es un proceso mediante el cual se transforma la materia orgánica para la obtención de compost, un tipo de abono natural para la tierra y los suelos destinados al cultivo y la agricultura en general.

Dicho proceso puede hacerse en casa de manera simple y efectiva reduciendo a la mitad la cantidad de residuos que se desechan. Se estima que de cada 100 kg de basura orgánica que se produce en un hogar se obtienen 30 kg de compost.

El primer paso es contar con un recipiente pequeño con tapa ubicado cerca de la cocina y colocar cada residuo orgánico que se genera, es importante que sea pequeño para que sea vaciado con frecuencia en la compostera y evitar olores y moscas en la cocina.

El método del ‘pozo con tapa’ consta simplemente de un pozo con una tapa adecuada, se levanta la tapa y se vacía el recipiente. Este procedimiento  permite disponer todos los tipos de residuos alimenticios, ya sean restos de carnes, huesos, grasas, cascaras, vegetales, las servilletas de papel usadas, incluso las haces de los animales domésticos, barridos del hogar y todo material biodegradable.

La tapa puede realizarse de varias maneras. Una técnica fácil de hacer es tomar una media cubierta de auto, una tapa que calce bien en el borde interior, una bisagra y una barra. Es importante que la tapa interna  apoye bien sobre la cubierta,  eventualmente se puede hacer un sello con silicona y que del lado externo se inserte un poco la cubierta en la tierra o se haga un cordón de tierra para evitar el ingreso de moscas y roedores.

Esto evita tener que estar haciendo coberturas diarias con tierra, el diámetro del pozo deberá ser similar al diámetro del agujero interno de la tapa.

Un pozo de 70 cm de profundidad y 30 cm de diámetro dura 2 meses para una familia tipo de cuatro miembros. Cuando el pozo se esté por llenar se hace otro pozo al lado, a no menos de 20 cm con la primera tierra que se saca se tapa el pozo anterior, cuando está listo se pone la tapa al pozo nuevo y ya está listo para empezar a volcar.

Cuando pasaron uno o dos años se puede volver al lugar del primer pozo, obteniendo el compost producido por los residuos.

Con un mínimo esfuerzo se puede reducir a más de la mitad el peso de residuos generado, con esto se acaba la urgencia de sacar la bolsa de residuos, pudiendo juntar sin problema la generación semanal e incluso clasificarla para ayudar al reciclado.

SHARE