La historia que le dio nombre a la plazoleta ‘De la Madre’

Los taficeños y quienes visitan la ciudad, en ocasiones, eligen la plazoleta ‘De la Madre’, ubicada en avenida Perú Sud entre calles Bartolomé Mitre y Sarmiento, para distenderse, entretenerse o simplemente entablar una charla. Todas las tardes se puede ver a los jóvenes haciendo deporte o los enamorados sentados en los bancos.

Desde hace unos años, este espacio tiene un oratorio en honor a la Virgen de Schoenstatt, que acompaña al histórico monumento de la plazoleta y del que pocas personas conocen su historia.

Corría el año 1955, era víspera de carnaval, y Juana Guillermina Salazar había tomado el tren en San Miguel de Tucumán, en la intersección de avenida Mitre esquina Paraguay, para venir a la ‘Capital del Limón’ junto a su hijo Eduardo Jesús Segovia de cinco años. Tenía como destino la casa de su hermana, Petrona Salazar, quien estaba casada con un trabajador ferroviario, Daniel Espeche. Su intención era compartir unos mates en bombilla y luego ir a la fiesta de carnaval.

Al llegar a la casa de Petrona, frente al club Juventud Unida, Eduardo Jesús fue a jugar en la plaza, que está a metros de la vivienda. En uno de los juegos un destino desgarrador aguardaba. Al subir por el tobogán accidentalmente cayó por el sector trasero de la estructura; el golpe fue tal que murió desnucado en el acto.

En medio de la desesperación, el placero entregó el cuerpo inerte a su madre, que con llanto recibía, tal vez, la peor noticia de su vida. Eduardo Jesús fue el último de los cinco hijos de Juana Guillermina, quien luego de aquel triste episodio no quiso volver a quedar embarazada.

Vivió 92 años y entregó 37 años de su vida a la realización de obras de bien en el Pequeño Cottolengo Don Orione. Nunca mas quiso volver a Tafí Viejo ya que según ella, “fueron momentos muy amargos que no deseaba revivir”.

Años posteriores al hecho, si bien no se encontraron datos certeros, el profesor Mario Moyano habría sido el responsable de la ejecución de la escultura que retrata el suceso, y se encuentra actualmente en el espacio público. Posteriormente, el escultor Floreal Reynoso se encargó de su restauración.

Los datos fueron otorgados por la familia de Juana Guillermina Salazar, quien en los próximos días colocará en el espacio una placa para recordarla.

Juana Guillermina Salazar
Juana Guillermina Salazar

 

 

SHARE