El patrono del amor y las cosas perdidas

Conocido como el “Doctor Evangélico” (porque escribió sermones para todas las fiestas del año), Antonio de Padua, también conocido como san Antonio de Lisboa, fue un sacerdote de la Orden Franciscana , predicador y teólogo portugués, venerado como santo y doctor de la iglesia por el catolicismo. Llegó a la ciudad de Tafí Viejo de la mano de los inmigrantes italianos, los cuales lo nombraron patrono de la población.

Patrón de mujeres estériles, pobres, viajeros, albañiles, panaderos y papeleros, en Tucumán se lo invoca por los objetos perdidos y para solicitar una buena pareja. También es visto como protector en los problemas de matrimonio, pues en vida ayudaba a mujeres en situaciones de maltrato y desigualdad.

Es por ello que cada 13 de junio, fecha de su festividad (el santo murió el 13 de junio de 1231), la ciudad se engalana y los vecinos reviven una tradición que se impuso a lo largo del tiempo: un gran espectáculo de fuegos artificiales, en el marco de las kermeses realizadas en su honor.

El folclore indica que los solteros tienen que caminar trece vueltas alrededor de la Plaza Mitre en sentido del reloj el día de San Antonio para conseguir un novio, pero ¿por qué caminar alrededor de la plaza? ¿por qué prender tantas velas un solo día? ¿por qué pedirle un novio a San Antonio? Una posible respuesta es que el amor cuando más imposible es, más deseado se convierte. Ante ese desafío, algunos caminan alrededor de una plaza buscando ese amor.

Compartir