Una boa constrictor sorprendió a los vecinos de Tafí Viejo

Este viernes apareció una enorme víbora muerta en el barrio Calpini, de Tafí Viejo, de casi tres metros de largo. Se trata de una boa constrictor, que habita en Santiago del Estero y parte del Noroeste Argentino. Se encuentra en en situación de «Peligro y Amenazadas» en nuestro país.

Según los vecinos del lugar, un hombre volvía de su trabajo, en Santiago del Estero y se le cruzó en la ruta una víbora. Paró el vehículo y la mató. Luego la guardó en una bolsa alpillera y la llevó a su barrio, donde la entregó a otros vecinos.

En este sentido, el biólogo Gustavo Scrocchi, comentó que el hábitat natural de este animal es el bosque chaqueño, que abarca las provincias de Santiago del Estero, este de Tucumán, parte de Salta, Chaco y Santa Fe». Destacó que «su piel dejó de comercialziarse hace un tiempo, es decir que no hay mercado» y contó que «es habitual encontrar estos animales en las rutas de Santiago».

Por su parte, el biólogo Pablo Quiroga, expresó que «la boa no vive en zona de yunga». Además, informó que «no son venenosas». También destacó que «ante la aparición de animales los municipios no tienen ingerencia ya que el organismo de aplicación es la Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos, por lo tanto, ante cualquier situación comunicarse al teléfono 4218150 o 4210749. Mail: dirflorafaunasuelo@tucuman.gov.ar

Esta boa es un gran ofidio que se distribuye en áreas boscosas semiáridas del centro-sur de América del Sur. Vive tanto dentro de las forestas como en pastizales, arbustos y profundas madrigueras que se mantienen secas. No soporta climas donde el balance hídrico anual sea positivo, y llega a soportar temperaturas que rozan los 50 °C.

Sale de sus refugios a cazar generalmente al caer el sol, y durante toda la noche. Si el día es fresco, también puede hacerlo durante el día. Captura sus presas con la técnica del acecho; una vez asidos, los envuelve con su propio cuerpo, asfixiándolos, pues mata por constricción. Finalmente los animales son tragados enteros, siempre comenzando por la cabeza. Su dieta se compone de lagartos colorados y de animales de sangre caliente, como aves y pequeños mamíferos, en especial vizcachas.

Compartir