El recuerdo de Atahualpa Yupanqui aún vive en Tafí Viejo

Hace poco más de un año abrió sus puertas el emprendimiento turístico más importante que tiene hoy Tafí Viejo: la hostería Atahualpa Yupanqui. Así lo demuestran los cientos de turistas que visitaron el lugar en el último tiempo y disfrutaron de las instalaciones.

Que el hospedaje lleve el nombre de uno de los principales referentes de la música argentina no es casualidad. Se dice que en el verano de 1917, el gran Atahualpa Yupanqui se instaló junto a su familia en Tafí Viejo, que en ese entonces era una ciudad ferroviaria.

Cuentan que ‘Don Ata’ junto con su familia (padre, madre y dos hermanos) vivió en la primera cuadra de la avenida Alem, a metros de la estación. A su corta edad, en una de sus largas caminatas diarias, conoció a don Anselmo, a quien apodó «El Indio», quien vivía solitariamente en un ranchito al pie de lo que hoy se conoce como «La Toma».
Inspirada en él, el autor compuso su primera obra ‘El camino del Indio’ en donde pinta paisajes taficeños, entre ellos, aquel sendero que hoy conecta al balneario ‘La Toma’ con la hostería que, no por casualidad, lleva el nombre de uno de los mayores exponentes folclóricos de la historia argentina.

Todo el edificio conduce a la figura de Atahualpa Yupanqui

No sólo se homenajeó a Atahualpa Yupanqui con el nombre del inmueble, sino también con otras características muy particulares. En el ingreso se puede apreciar una fuente, creación del artista Atilio Roberto, en la que se resalta la figura del autor de la ‘Luna Tucumana’, tomando una guitarra con cuerdas conformadas por hilos de agua. “Quise darle un aire surrealista donde el entorno conforme la silueta de la guitarra, incluye una bomba que va reciclando el agua, la cual no se desperdicia”, explicó Roberto.

Asimismo se pueden apreciar obras de arte relacionadas a Atahualpa tanto en el interior como en el sector posterior de la hostería, como así también diferentes puntos del hospedaje llevan nombres de algunas de sus obras, entre ellas el restaurante ‘Perdido en las cerrazones’.

Compartir