GIRSU: un proyecto pionero en materia de cuidado del medio ambiente

El medio ambiente comprende el conjunto de cosas que nos rodean, aquellas que permiten la obtención de agua, comida, combustibles y materias primas para fabricar los productos que se utilizan a diario. La preservación de ese medio ambiente y su desarrollo sostenible son temas primordiales que se abordan desde hace unos años a nivel mundial. En Argentina, los problemas ambientales ingresaron en la agenda gubernamental en forma explícita desde la década de 1970, cuando en el último gobierno de Perón se creó la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano.

Perón, Alfonsín, Menen, a lo largo del tiempo la implementación de políticas medio ambientales tuvo sus altibajos, como lo explica la licenciada Myriam del Valle Díaz, en su trabajo ‘La política ambiental argentina: su errático desarrollo’. Sin embargo, en los últimos años la intervención gubernamental no sólo se limita al funcionamiento de los servicios públicos, al planteamiento de metas para el crecimiento económico de una ciudad, la redistribución de la riqueza, o al apoyo directo de grupos sociales, sino que además debe regular la protección del medio ambiente mediante políticas claras.

Sin ir más lejos, Tafí Viejo es uno de los primeros municipios de Tucumán que comenzó a trabajar hace dos años, en un programa que permite el tratamiento de gran parte de los residuos: la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU).

Alberto Bomba, secretario de Planeamiento y Desarrollo Urbano, explicó cuáles son las directrices que mantiene y persigue el municipio taficeño. “Es un programa que se inició junto con la gestión del intendente Javier Noguera y que se ha trabajado en torno de los tres pilares fundamentales: la separación de los residuos sólidos urbanos (RSU) en origen, la recolección diferenciada de los mismos y por último la construcción de una planta para su tratamiento”, agregó.

La separación de los RSU en origen significa que los vecinos se comprometen, involucran y son socios de la municipalidad en la recuperación del valor de los residuos separados en sus hogares. Dentro de esta cadena uno de los eslabones está conformado por la recolección de estos residuos diferenciados, en este sentido Bomba comentó que “es cierto que los RSU demandan una recolección diferenciada, por ello los camiones pasan un día por lo seco y otro día por lo húmedo. El vecino tiene que estar informado, comprometido y tiene que sacar en tiempo y forma los residuos para que sean recuperados o vertidos en la disposición final”.

Por último, y como eje central del proyecto, se realizó el Centro de Interpretación Ambiental y Tecnológico (CIAT) donde está la Planta de Separación, Clasificación y Revalorización de los RSU, que es la piedra preciosa del CIAT. “El complejo tiene además elementos que ayudan en el proceso como ser el aula Nina Velardez, donde se hace educación ambiental y se recibe el contingente de estudiantes y visitantes interesados en este el proceso único en el NOA y unos de los pocos de la Argentina”, manifestó el arquitecto.

Es importante entender que si se tiraran todos los RSU generados se produciría una carga negativa al medio ambiente dado que estos elementos contaminan y no se degradan. Si una persona entierra elementos biodegradables tiene tierra, pero si entierra plástico, pilas, vidrios, chapas, baterías de celular lo único que se obtiene es un punto concentrado de elementos que, en conjunto con el agua que se filtra, ocasionan lixivia: un líquido que es sumamente contaminante.

Cabe resaltar que estas medidas trajeron aparejadas otras actividades que sirven de apoyo como ser el Punto Verde ubicado en Lomas de Tafí, Ecocanjes y continuas charlas y capacitaciones sobre la concientización ambiental.

Compartir