Tafí Viejo cumple 118 años de su fundación

Un 3 de mayo de 1900 nacía la villa veraniega emplazada donde hoy está la ciudad de Tafí Viejo, ese lugar donde los Incas desplegaron su organización política y administrativa que se basaba en un colosal sistema de comunicación en el que se aseguraba el transporte y la comunicación por todo el imperio que conocemos como camino del Perú.

La ciudad cuenta con un clima tranquilo, rodeada de cerros y que, a pesar de los años y el desarrollo urbano, conserva entre sus calles la calidez de un pueblo cuyo nombre significa: “lugar donde sopla aire frío o hace mucho frío.”

En 1920 se comenzó a plantar citrus, lo que llevó a que se la reconociera como “La capital nacional del limón”, y fue en el año 1940 que lograron consolidarse las empresas dedicadas a la explotación integral del fruto, alcanzando trascendencia internacional.

La llegada de los Talleres Ferroviarios trajo un gran impulso, debido al efecto multiplicador de un emprendimiento de tal magnitud. Tan importante fuente de trabajo sedujo a trabajadores de otras provincias y extranjeros, que engrosaron la población de la villa. Así, el pueblo pasó de tener un aspecto turístico a uno industrial.

Fue el 1 de abril de 1939 cuando se obtuvo el título de municipalidad. A diferencia de lo que ocurre en la mayoría de las ciudades argentinas, el centro comercial e institucional de la ciudad de Tafí Viejo no se encuentra alrededor de la plaza principal, sino a lo largo de Avenida Leandro N. Alem, verdadero reflejo de la vida social de la localidad.

Actualmente la ciudad recupera parte de su patrimonio histórico con una fuerte apuesta al turismo y al desarrollo de nuevas políticas ambientales y de inclusión. ¡Feliz 118 aniversario Tafí Viejo!

 

SHARE