Un Guardia Urbano Municipal asistió a un niño sin signos vitales

Fotografía de archivo

Un hecho milagroso se produjo ayer en Tafi Viejo cuando un menor de 2 años fue asistido por el guardia urbano municipal, Miguel Fernández. El empleado realizaba el recorrido preventivo por calle Congreso cuando observó el amontonamiento de gente en la vía pública. Tras acercarse observó que un menor se encontraba sin signos vitales e inmediatamente brindó reanimación con masajes cardíacos y respiración boca a boca. Al cabo de unos minutos el niño reaccionó.

Según manifestaron los padres, el pequeño cayó dentro de una piscina con agua, ahogándose rápidamente. Al notar su ausencia, la familia comenzó la búsqueda que terminó con la peor imagen. El niño fue trasladado de urgencia a la Policlinica Pedro Solórzano, donde fue asistido por el medico de guardia y derivado al Hospital de Niños Jesús.

El médico que asistió al menor destacó la intervención oportuna del guardia urbano, brindando asistencia al niño sin mayor pérdida de tiempo y en forma reiterada.

Compartir