Prevención contra la bronquiolitis

Con la llegada del invierno aumentan los casos de enfermedades respiratorias, especialmente en niños que pueden padecer resfríos, gripe, anginas, laringitis, bronquitis, bronquiolitis y hasta neumonía.

Los primeros síntomas que se presentan en los pacientes son la dificultad para alimentarse y conciliar el sueño, luego también se suman febrículas y tos. “La única vacuna para la bronquiolitis es la prevención”, según coinciden los profesionales de la salud.

Medidas de prevención

  • Sostener la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses.
  • Cuidar el aire que respiramos en el interior de nuestra casa, evitando el humo de cigarrillo o de leña y ventilando las habitaciones donde hay brasas o una llama (porque producen un gas venenoso: el monóxido de carbono).
  • Ventilar los ambientes por lo menos una vez al día.
  • Lavarse las manos con agua y jabón, especialmente después de estar en contacto con secreciones nasales o pañales y antes de preparar el alimento del bebé.
  • Toser y estornudar cubriéndose boca y nariz con el pliegue interno del codo.
  • Evitar concurrir a lugares con niños menores de un año a lugares que concentre gran cantidad de personas.
Compartir