EVITEMOS LAS INTOXICACIONES CON MONÓXIDO DE CARBONO

La Municipalidad de Tafí Viejo informa a los vecinos sobre la toma de conciencia ante el riesgo que significa la inhalación de este gas.

La intoxicación por monóxido de carbono es el conjunto de signos y síntomas que se derivan de la entrada de este gas (habitualmente por las vías respiratorias) en el organismo.

El CO es un gas que no emite olor, sin sabor y no irritante, por lo que su exposición puede pasar completamente desapercibida. Es menos pesado que el aire, por lo que se acumula en las zonas altas (de ahí la conveniencia de andar agachado en los incendios). Se origina de la combustión incompleta de los combustibles orgánicos.

Se halla contenido en el gas ciudad, gases del tubo de escape de los automóviles y en cualquier lugar en el que se produzca una combustión de un combustible como estufas de carbón, braseros, calentadores de agua, hornos, humo de tabaco, etc…, ocurriendo la intoxicación en habitaciones mal ventiladas.

Es un gas inodoro que causa miles de muertes cada año en América.

¿Dónde se encuentra?

Los siguientes elementos pueden producir monóxido de carbono:

• Cualquier elemento que queme carbón, gasolina, keroseno, petróleo, propano o madera.
• Motores de automóviles
• Parrillas de carbón de leña (este carbón nunca se debe quemar en espacios interiores)
• Sistemas de calefacción portátiles o para interiores
• Calentadores portátiles de propano
• Estufas (para espacios interiores y exteriores)
• Calentador de agua que utilice gas natural

¿Cuales son los síntomas?

Cuando una persona inhala monóxido de carbono, el tóxico reemplaza el oxígeno en el torrente sanguíneo y, como consecuencia, el corazón, el cerebro y el cuerpo sufrirán por la falta de éste.

Los síntomas varían de una persona a otra y quienes están en mayor riesgo son los niños pequeños, ancianos, personas con enfermedad cardíaca y pulmonar, personas en grandes altitudes y fumadores. El monóxido de carbono puede causarle daño a un feto (bebé que aún se encuentra en el útero).
Los síntomas de la intoxicación por monóxido de carbono pueden ser:

• Problemas respiratorios, incluyendo ausencia de la respiración, dificultad respiratoria o respiración rápida
• Dolor en el pecho (que puede ocurrir repentinamente en personas con angina)
• Coma
• Convulsiones
• Mareo
• Somnolencia
• Desmayo
• Dolor de cabeza
• Hiperactividad
• Deterioro del juicio
• Presión arterial baja
• Irritabilidad
• Debilidad muscular
• Latidos cardíacos anormales o rápidos
• Shock
• Náuseas y vómitos
• Pérdida del conocimiento

Instale un detector de monóxido de carbono en cada piso del lugar de residencia y un detector adicional en el área donde se encuentran los principales gasodomésticos, como el horno o el calentador de agua.

Muchas intoxicaciones por monóxido de carbono ocurren en los meses de invierno cuando se están utilizando hornos, chimeneas de gas y calentadores portátiles y las ventanas están cerradas. Revisar cualquier tipo de calentadores domésticos regularmente para garantizar que su uso sea seguro.

También podría interesarle...