728 x 90

El legado de la madera

El legado de la madera

Cinco generaciones reflejadas en la gestación de la Cruz de avenida Alem.

Cinco generaciones reflejadas en la gestación de la Cruz de avenida Alem

Según el Nuevo Testamento Jesús de Nazareth era carpintero, un oficio muy duro en esa época. El destino quiso que los hemanos Valdéz, trabajadores taficeños de la madera y miembros de una familia de profunda tradición cristiana, asumieran el desafío de elaborar la flamante cruz de avenida Alem, que reemplazó a la anterior que fue destruida el 29 de diciembre del año pasado por una tormenta.

María del Carmen, Héctor, Miguel y Ricardo son cuatro hermanos que trabajaron a contrarreloj en su taller, ubicado en Corrientes 339. Junto a sus hijos, empleados y seres queridos, se esforzaron para que la cruz fuera entregada en tiempo y forma, y con una calidad acorde a las circunstancias. El dato curioso es que el quebracho con el que se construyó la estructura fue parte de la vida de la familia Valdez durante muchos años.

“Mi bisabuelo tenía un galpón y estas eran las columnas que sostenían su techo, en algún momento se desarmó esa estructura y vendieron el inmueble. Hace 31 años nos encontramos con esas vigas, al reconocerlas inmediatamente las adquirimos y las conservamos. Luego de la caída de la cruz anterior, y al contar con las dimensiones apropiadas, fue nuestra materia prima para la obra que hoy se encuentra en la arteria principal de nuestra ciudad”, comentó Ricardo.

“Podemos decir que hay cinco generaciones detrás de la creación de esta cruz. Con una madera que data de 1850, mi bisabuelo, quien en su juventud realizaba carretas en España, fue el primer dueño de aquellas vigas. Luego mi abuelo continuó con esta disciplina en los Talleres Ferroviarios donde hacía la estructura de los vagones en la sección Carpintería. Mi padre nos inculcó este oficio y también trabajaba en los mencionados talleres y de forma particular. Posteriormente estamos nosotros y nuestros hijos, algunos de ellos adoptaron esta actividad y fueron de gran apoyo en este proyecto”, añadió.

Después de la destrucción del Cristo Crucificado hubo reuniones en las que participó el intendente Javier Noguera junto a miembros de la parroquia Inmaculada Concepción de María y trabajadores que iban a tener en sus manos la responsabilidad de la ejecución de la obra. Si bien en un principio se barajó la posibilidad de disponer de una estructura de hormigón, en una votación, por mayoría, se optó por la madera para respetar el ícono tradicional.

“Utilizamos una madera bien estacionada y cristalizada como el quebracho colorado. Las maderas duras pierden la humedad propia y llegan a un porcentaje higroscópico en el que no entrega ni recibe esa humedad, allí comienza su mineralización. Haciendo una analogía con el acero, se puede decir que esta madera está templada. Dada su dureza y sus dimensiones, usamos herramientas de mano, las únicas eléctricas fueron un taladro y una motosierra, al final del proceso”, explicó Héctor, el menor de los hermanos.

Situaciones emotivas e inesperadas

“Fue muy emocionante la partida de la cruz desde el taller. Se realizó la Celebración de la Palabra y bendijeron las manos de la gente que participó. En el trayecto, al mirar hacia atrás, vimos muchos vecinos emocionados que espontáneamente quisieron ser parte de ese día especial. Miembros de la comisión Pro Templo rezaron desde la salida hasta que se la erigió, por alrededor de tres horas. Al momento en el que se daba un mínimo contratiempo (fueron muy pocos), las soluciones aparecían al instante, parecía que todo estaba orquestado por el Espíritu Santo”, consideró Miguel, el hermano mayor.

A la hora de los agradecimientos y reconocimientos los hermanos Valdez coincidieron en que “hubo una gran predisposición por parte del jefe municipal, como líder es quien nos alentó en cada paso a seguir, no hubo impedimentos. Ojalá ese hecho se pudiera repetir siempre, todos trabajando por una misma intención. Esto fue producto de un trabajo en equipo, cada uno cumplió su rol, inclusive vecinos que desde sus hogares aportaron recursos. Rafael Fernández con su camión brindó una notable colaboración. A su vez, fue fundamental la labor de gente de la parroquia como Graciela Paz, Marcos Rodríguez y Lucrecia Carrizo, entre otros. Somos amigos de la infancia con Atilio Roberto y demás personas que intervinieron, lo que le da un valor muy grande a esta figura”.

Las dimensiones de la Cruz son de 4 metros de alto por 2.80 de ancho, su círculo central mide un metro de diámetro, consta de 2 mil kilos de quebracho, la madera de mayor densidad, es elegida, por ejemplo, para la ejecución de durmientes de las vías de los trenes por su durabilidad.

Por último, Héctor compartió una anécdota que invita a la reflexión, “tengo una maravillosa relación con una familia judía, propietarios de Zimmerman muebles quienes nos expresaron sus deseos de conocer este Cristo, dado que según sus propias palabras Jesús era judío y nosotros somos amigos, ello le da una trascendencia especial a la iniciativa, refleja un mensaje de unión y respeto entre los distintos credos”.

rcoronel
EDITOR
PERFIL

Posts Carousel

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos